5/12/09

CARTA A UN JOVEN PROFESOR de Philippe Meirieu

El trabajo, de manera individual, consiste en la realización de las siguientes actividades:

A. Resumen: síntesis de las principales ideas y aportaciones del autor (dos páginas).

Introducción: La dimensión Oculta
Philippe Meirieu plantea que hay una dimensión oculta que es personal y universal y que atañe a lo más profundo del “proyecto de enseñar”. La dimensión oculta es una especie de vibración particular de la que son portadores los maestros y que no se puede reducir a la lista de las competencias necesarias para enseñar.
Señala que ser profesor es una forma particular de estar en el mundo y que tiene una manera especial de mirar el mundo, una manera de situarse, en un proyecto de transmisión que hace que considere a los niños y los conocimientos de forma original. Cuando el artista pretende conmover, el político convencer, el hombre de negocios dirigir, el profesor se dedica a enseñar.
Entonces, dice que el maestro halla tanto placer en enseñar como el alumno en aprender; el esfuerzo de uno apela inevitablemente al esfuerzo del otro y los logros comunes confieren a su presencia en clase una especie de evidencia que elimina todas las cargas cotidianas y todos los problemas institucionales.
El autor manifiesta que entre el maestro y los niños el acto pedagógico esta allí, palpable, presente: la armonía se logra espontáneamente, la corriente fluye y se produce la transmisión
Por último, Meirieu cierra la introducción diciendo que la dimensión oculta de la profesión es la intencionalidad primera que nos instituye como profesores. La dimensión oculta nos mantiene en pie.

1: Entre el amor a los alumnos y el amor al saber, no tenemos por qué elegir
El autor propone que hay que superar la representación tradicional que pone en oposición a la enseñanza primaria y la secundaria. Y esto lo afirma ya que se impuso en nuestro imaginario colectivo que una persona se hace maestro porque le gustan los niños y se hacen profesores de matemática porque gusta de las matemáticas.
Dice el autor que el profesor debe a la vez permitir a cada alumno abordar un saber que le sobrepasa y proporcionarle la ayuda necesaria para que lo interiorice. Al mismo tiempo debe solicitar el compromiso de la persona y poner a su disposición los recursos sin los cuales no podrá obtener buenos resultados en su aprendizaje.
En cada aprendizaje el alumno se enfrenta a algo que lo supera. Algo que requiere, de su parte, un compromiso y una aceptación de riesgos que nadie puede asumir en su lugar.
Philippe señala también, que aprender es nacer a otra cosa, descubrir mundos que hasta entonces se desconocían. Aprender quiere decir ver cómo se tambalean las propias certezas, sentirse desestabilizado y necesitar, para no perderse o desalentarse, puntos de referencia estables que solamente puede proporcionar un profesional de la enseñanza.
Y concluye entonces, que enseñar consiste siempre en lo mismo, independientemente de si se ejerce en educación infantil o en una clase de segundo de bachillerato. Siempre es el mismo oficio, un oficio que asocia, en un único gesto profesional, el saber y el seguimiento
También afirma que no importa dónde se enseñe y quienes sean los que aprenden porque siempre se enseña algo a alguien. No hay ningún profesor que no enseñe nada. No hay ningún profesor que no enseñe a alguien

2: Enseñemos para que los demás vivan la alegría de nuestros propios descubrimientos.
El autor dice que todo profesor sueña en su labor como en la transmisión de tesoros fascinantes para discípulos conquistados.

3: Nuestro Proyecto de transmisión no puede conciliarse con las presiones sociales que sufre la escuela.
Ya hace unos años que se viene hablando de “profesionalización necesaria del cuerpo docente”
No se fiaba del carácter selectivo de sus inclinaciones y si como todo el mundo acariciaba en secreto el sueño de tener a su alrededor a algunos discípulos, se imponía como deber no dejar a nadie al margen, señala el autor. Así que se hacia necesario institucionalizar el acto pedagógico sin que por ello se perdiera su carácter extraordinario, hacerlo accesible a todos sin trivializarlo.
Las tardes en que había consejo de evaluación, volvía descorazonado y dolido de ver los esfuerzos de todo un año destruidos por las decisiones de una mecánica institucional implacable señala el autor.
El proyecto de hacer posible el surgimiento de una verdadera democracia “ofreciendo a todos los alumnos los medios para comprender el mundo y ocupar un lugar en él”
Hay que adueñarse del proyecto de escuela o del centro de enseñanza para poner en el punto de mira el acto pedagógico. No hay que olvidarse que se trata de la transmisión, del encuentro con la cultura de los hombres, dice el autor.
No hay que perderse en los delirios organizativos, sino que hay que entregarse a proyectos que apoyan nuestro deseo de enseñar y suscitan la voluntad de aprender de los alumnos.

4: Queremos ser eficaces de verdad pero no a cualquier precio
Enseñar es organizar situaciones de aprendizaje eficaces y crear una situación de aprendizaje es volver a cuestionar los propios saberes.
La eficacia se mide exclusivamente con el mismo rasero que los objetivos. Y nosotros no podemos reducir nuestra labor educativa solamente a la búsqueda de efectos que podemos medir con las herramientas tradicionales de la evaluación escolar.
No se puede aceptar, dice el autor que nos impongan los criterios de evaluación, terriblemente restrictivos, que predominan en la actualidad
Dependemos de una evaluación demasiado formal, demasiado tecnocrática, poco relacionada con el conjunto de nuestras misiones.

5: En el centro de nuestra profesión: la exigencia
Todo nuestro esfuerzo consiste en hacer surgir la motivación en el propio movimiento del trabajo: para ello proponemos tareas al alumno.
Sabemos que estas tareas van a requerir un esfuerzo por su parte, pero vinculamos, consustancialmente, este esfuerzo a nuestro propio esfuerzo por hacerle descubrir satisfacciones intelectuales inéditas, horizontes nuevos que estimularán su curiosidad
Además, Meirieu dice que hay que utilizar un vocabulario preciso y formular frases correctas. Hay que dar un rodeo por la historia con la finalidad de comprender. Hay que estructurar el discurso, utilizar argumentos con proyección y ejemplos pertinentes con la finalidad de hacerse oír. De hecho, es necesario que la palabra más insignificante, la expresión más insignificante, el gesto más insignificante, se hagan con una exigencia absoluta de calidad.
Basta con ser exigente con todo y con el menor detalle. Exigente consigo mismo igual que con los alumnos. Tan exigente para las tareas mas insignificantes y cotidianas como para los momentos mas excepcionales y ritualizados. Tan exigente con el trabajo para el cual intentamos motivar a nuestros alumnos, como con las actividades que eligen libremente.

6: Una preocupación que no tiene por qué ruborizarnos: la disciplina en clase
El autor plantea que la disciplina que se enseña y la disciplina que hay que mantener con una misma y única cuestión, y que cualquier intento de separarlas es vano.
También describe lo que sucede con los alumnos que ven televisión y escuchan radio, particularmente los que zapean y asegura que esto hace trizas la percepción lineal, y alimenta la dispersión sistemática y la agitación permanente. Esta situación genera “niños bólidos” que son los niños que no tiene acceso a lo simbólico y que presentan una conducta impulsiva constantemente. Frente a esta realidad Meirieu propone construir día a día, un poco de autentica “disciplina escolar”. Esta consiste en preparar minuciosamente el trabajo, cuidar el entorno, mantenerse firme con las consignas, encontrar la manera de que cada cual tenga su sitio en la empresa colectiva. Es decir, estructurar el espacio escolar como un verdadero espacio de trabajo.
Es pues en la profundización de la disciplina que se enseña donde se encuentran los fundamentos de la disciplina que se hace respetar, en la elaboración de proyectos y en la definición de las tareas, donde se hacen emerger, progresivamente, modos de funcionar que estructuraran la clase. Y al hacer respetar estos modos de funcionar se permitirá que los alumnos salgan del mundo de la satisfacción inmediata para entrar en un universo en el que uno se compromete, se construye, se aprende.

7: Sea cual sea nuestro status, sean cuales sena nuestras disciplinas de enseñanza, todos somos “profesores de escuela”
La escuela es un espacio y un tiempo, estructurados por un proyecto específico que alía, a la vez y de manera indisociable, la transmisión de los conocimientos y la formación de los ciudadanos.
Todos los profesores enseñan la escuela primero como objeto y como valor. Los valores que instruye son: el reconocimiento de la alteridad, la exigencia de precisión, de rigor y verdad, el aprendizaje conjunto de la construcción del bien común y de la capacidad de pensar por uno mismo
*La escuela como institución del encuentro de la alteridad: La escuela encarna y crea valores colectivos que van más allá de la simple yuxtaposición de los intereses familiares. Precisamente, la escuela tiene por misión enseñar al niño que la familia, eminentemente necesaria para su crecimiento, no es y no puede ser su único universo de referencia. En la escuela es donde se descubre que hay otros niños que viven de forma distinta. Y a la escuela se va a aprender sin haber elegido a los demás. Y es la escuela la que ayuda al niño a renunciar a estar en el centro del mundo.
*La escuela como institución de la búsqueda de la verdad: Hay que aprender que las “cosas” están ahí y que son lo que son. No podemos imponerles nuestros caprichos.
“Debes descubrir que el mundo no piensa en ti, que no está al acecho para hacerte daño, si bien hay mucha gente, sobre todo niños, que piensa esto y tiene miedo. Por otra parte el mundo tampoco intenta complacerte” cita el autor a Kresmann.
*La escuela como institución de una sociedad democrática. La escuela debe garantizar a todos la posibilidad de escapar de cualquier forma de dominio para poder pensarse por si mismos. La escuela debe permitir que los alumnos se asocien para trabajar en proyectos conjuntos y aprendan a “hacer sociedad”

B. Valoración crítica. Consideraciones personales sobre las ideas del autor (dos mil palabras como máximo).

Creo que el Libro de Meirieu, aclara cuestiones realmente básicas para un estudiante de profesorado. Habla de cómo enseñar, para qué, cómo hacerlo. En lo personal me da herramientas haberlo leído: pensar en las motivaciones personal para pensar una clase o un proyecto hasta poder reflexionar en la creación de la democracia.
Creo que es uno de esos libros que hay que releer para no dejar en el olvido ciertas cosas, que a veces me parece que son difíciles de tener presente todo el tiempo.
Me parece que es cierto y comparto la descripción que hace de los medio de comunicación y lo que estos generan. Pero también creo que generaliza e imagino que no a todos los estudiantes les sucede lo mismo.
Y opino que hay que trabajar desde lo que hay y no resaltar los aspectos solamente negativos a las tecnologías: TV, a la radio, Internet, telefonía celular. Creo que hay que darle una vuelta de tuerca a cómo vemos la existencia de estos medios, asumiendo que están y que fueron creados por el hombre. Y aceptar probablemente que el tipo de percepción cambió. Y que ahora podemos prestar atención a varias cosas a la vez. No digo que sea si mejor ni peor, solamente diferente. Y plantear actividades o proyectos a partir de un vínculo más rico y natural con la cotidianeidad mediática me parece que puede sumar mucho al hecho educativo.
Considero también que lo que hace al acto pedagógico, a la transmisión del saber, a la aplicación de la disciplina, al nivel de exigencia; eso si que no cambia. Y es casi atemporal; creo que no varia sea el contexto cultural que sea.
Por ultimo, al leerlo pensé en la distancia con respecto al autor. El autor es francés y yo vivo en Argentina. Me preguntó qué se puede tomar de lo que escribe. Básicamente mucho. Pero es importante saber desde dónde escribe para saber qué tomar

C. Principales cuestiones abiertas para la formación del Profesorado. Power Point.

En archivo adjunto

D. Dudas y preguntas

1. Phillippe Meirieu es de origen francés y reflexiona sobre la educación en su país. Me pregunto ¿Qué diferencias hay en la Argentina o en Latinoamérica?

2. Me gustaría pensar que cuando nuestros diseños curriculares dejen de estar condicionados por el Banco Mundial al final podamos realmente construir humanidad, democracia y ciudadanía. ¿Qué piensa Meirieu sobre esto?

3. ¿Qué piensa siendo el autor francés sobre la educación en Latinoamérica?

4. Como estudiante del profesorado de arte, y aún no ejerciendo la docencia y si es que algún día la pueda ejercer en alguna escuela ya que hoy el campo laboral de mí disciplina está muy limitado dentro de la institución. Me pregunto o me planteo lo siguiente. Parece que el asunto hoyestá en pelear puestos de trabajo y no en profundizar en la disciplina en si misma. Cómo hacer para que esto no desmotive al docente?

5. ¿Por qué queda oculta, la dimensión que según Meirieu es la más importante, la más motivadora?

6. Cuando Meirieu habla del seguimiento del alumno, yo me pregunto ¿cómo desarrollarlo?

7. ¿Cómo darse cuenta en clase si el estudiante está aprendiendo nuevas cosas?

8. ¿Cómo darse cuenta qué es lo que ocurre en el aula desde el rol docente?

9. ¿Cómo aprender a motivar a los alumnos?

10. ¿Crearemos nuevas instituciones donde enseñar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada